Qué es la queratina

La queratina es la proteína que proporciona forma y consistencia a la fibra capilar. Podríamos decir que el 80% del cabello está compuesto de queratina. No obstante, el secreto de los llamados tratamientos de queratina no está sólo en la presencia de esta proteína en su fórmula, sino en la combinación de otros principios como vitaminas, aceites y aminoácidos. La queratina es la encargada de reconstruir la fibra capilar y el resto de los componentes son los que aportan suavidad y sedosidad al cabello.

La queratina empezó a aplicarse en el cuidado del cabello hace diez años en Brasil, ante la necesidad de domesticar la naturaleza encrespada, rebelde y gruesa de los cabellos de las mujeres más coquetas del mundo. Comenzó entonces la carrera por encontrar la fórmula Q definitiva que cumpliera el sueño de millones de mujeres: una melena brillante, sedosa, fácil de peinar y más lisa durante semanas, olvidándose de los eternos brushings y de cualquier tipo de ritual efímero.

Con el tiempo, los productos han ido actualizándose, mejorando progresivamente su formulación. En Le Coiffeur trabajamos con la última generación de tratamientos de queratina libres de formol importada directamente desde Brasil y elaborada por profesionales altamente cualificados, con una composición única a base de queratina pura, proteínas de seda, vitaminas, silicona, aminoácidos y aceites concentrados de coco y semilla de cacao. Cómo actúa >>

Por qué sin formol

“Como ecologista y amante de los animales, apuesto por productos con formulaciones naturales”, Juan Bautista Cucarella.

El formol y sus derivados son alcoholes que actúan como conservantes y se utilizan desde siempre en las fórmulas cosméticas. Hace unos años se descubrió que usado en grandes cantidades conseguía alisar el pelo de forma espectacular pero nociva para la salud. Muchas marcas decidieron crear tratamientos con un alto contenido en formol y poca queratina, sin tener en cuenta que los gases que se generan al pasar la plancha son tóxicos y son respirados por el cliente y por la persona que realiza el tratamiento. Además, el formol termina creando una película alrededor de la fibra capilar que la asfixia e impide que se nutra, por lo que el cabello queda deshidratado, débil y quebradizo.

En la actualidad, tanto en Europa como en EE.UU. está prohibido que las concentraciones de los productos para la aplicación capilar superen el 0,02%, de ahí que se hayan retirado muchas fórmulas del mercado.

Este contenido está también disponible en Inglés.